La humanitat no està aconseguint aturar la crisi climàtica

La humanitat no està aconseguint aturar la crisi climàtica

La humanitat no està aconseguint aturar la crisi climàtica. Més que mai, el planeta està demanant auxili a crits. Aquests dies, els dirigents mundials s’han reunit en una cimera històrica per parlar sobre el clima. Per això, volem compartit amb tots vosaltres la carta que ha adreçat Greta Thunberg als líders mundials:

A los líderes mundiales:
“Traición”.
Así es como la juventud de todo el mundo describe el fracaso de nuestros gobiernos en la reducción de las emisiones de carbono. Y no es ninguna sorpresa.
Estamos catastróficamente lejos del objetivo crucial de los 1,5ºC y, aun así, los gobiernos de todo el mundo siguen acelerando la crisis y gastando miles de millones en combustibles fósiles.
Esto no es ningún simulacro. Es una alerta roja para la Tierra. Millones de personas sufrirán mientras nuestro planeta se destruye — un futuro aterrador que podría concretarse, o evitarse, en función de sus decisiones. En sus manos está el poder de decidir.
Como ciudadanas del planeta, les rogamos que afronten la emergencia climática. No el año que viene. Ni el próximo mes. Ahora mismo. Pedimos:
No abandonar el objetivo del 1,5 ºC y conseguir una reducción inmediata, drástica y sin precedentes de las emisiones anuales.
Cortar inmediatamente todas las inversiones, subsidios y proyectos relacionados con los combustibles fósiles, y detener nuevos proyectos de exploración y extracción.
Poner fin a la contabilidad del carbono “creativa” publicando las emisiones totales de todos los índices de consumo, las cadenas de producción y distribución, el transporte internacional aéreo o marítimo, y la combustión de la biomasa.
Hacer entrega de los 100 mil millones de dólares prometidos a los países más vulnerables, incluyendo fondos adicionales para enfrentar desastres climáticos.
Aprobar políticas climáticas para proteger a los trabajadores y a los más vulnerables, y reducir todas las formas de desigualdad.
Podemos lograrlo. Todavía estamos a tiempo de evitar las peores consecuencias, si estamos
preparados para el cambio. Esto requerirá de un liderazgo fuerte y visionario, y de una gran
valentía — pero sepan ustedes que, cuando se pronuncien, contarán con el respaldo de miles de
millones de personas.
Puede parecer increíblemente duro mantener viva la esperanza frente a la inacción.

Pero la mía está depositada en las personas, en las millones de voces que están alzándose para salvar nuestro futuro. Mi esperanza está puesta en nuestras marchas, en nuestra determinación férrea a seguir luchando y en nuestras voces trémulas cuando le cantamos las verdades al poder. Mi esperanza radica en la acción y se nutre del amor por la humanidad y nuestro bellísimo planeta. Es la que me mantiene absolutamente convencida de que podemos conseguirlo. Y de que debemos hacerlo. Todos juntos.


Con una esperanza férrea,

Greta