A 3r d’ESO treballem a Llengua castellana els Textos argumentatius: la Ruth escriu una carta a una amiga

EL BULLYING

Para Júlia

De tu amiga Ruth

Se supone que en toda la edad escolar tenemos que hacer amigos, portarnos bien con todo el mundo y jugar como si no hubiese nada más que hacer.

Ya desde pequeños, te enseñan a querer, a dar amor a aquellos que nos rodean. Pero hay gente que no lo entiende, o no le da la gana. Y ahí entras tú. No te tratan como a una más, no. Para ellos, y digo ellos para no poner cara a tus acosadores, tú no eres nada, cuando en realidad lo eres todo. ¿Quién estuvo a su lado cuando les ocurrían cosas malas? Tú. ¿Quién les aconsejó, ayudó y consoló cuando lloraban? Tú. Y aun así, no son capaces de ver la buena amiga que eres.

Si no te aceptan solamente porque tus gustos son diferentes a los suyos, porque no tienes las mismas ideas o simplemente porque ayudas a aquellos que no les caen bien, ¡déjalos! No les tienes que ir riendo las gracias para que te acepten, o cumpliendo con todo lo que te mandan. No hay que llegar a los insultos y golpes causados porque no has hecho algo, ¡no! ¿Golpearte porque no le has escondido la mochila a ese que también es víctima de su acoso? ¿Por qué? ¿Por qué llorar por alguien que no merece la pena hacerlo?

¿Es en serio? ¿Qué necesidad hay? Tú misma me lo dijiste. No hay ninguna. ¿Hacer dieta porque ellos te digan que estás gorda? ¡No lo estás! ¿Por qué les haces caso? ¿Acaso no estás a gusto con ti misma? También me contestaste a esto, y la respuesta fue que no.

Y luego esta lo de que tú eres la culpable de sentirte así. ¡No lo eres, para nada! La culpa la tienen ellos. Son ellos los que han causado tus miles de inseguridades, tu baja autoestima y tu miedo.

Pero, ¿miedo a qué? ¿A ellos? ¿A esos “ellos” a los que llamas “amigos”? Primero, no tienes que temerlos, solo plantarles cara, decírselo a algún adulto y que esto acabe de una vez. Ellos no son tus amigos, porque los verdaderos amigos no hacen eso.

Mírate en el espejo, obsérvate. ¡Quiérete! Porque ante las necesidades de los demás, primero van las tuyas. Y tú eres lo primero que debes aceptar, tal y como eres. No eres un molde que se adopta a algo: eres un muro que deja claro que con él nadie podrá.

Ruth, 3r d’ESO

You may also like...